El recuerdo de Francisco Cerda Landero

En ese camino fue poco lo que hablamos, me contó en parte lo que había pasado con mi papá y lo que ella había vivido esas últimas horas, no hubo risas, yo no lloraba tampoco, pero el silencio que nos acompañaba nos decía que de ese modo era en el que desde aquel minuto teníamos que seguir con nuestra vida: solo nosotros y unidos de la mano.

Anuncios
Leer Artículo →